Buscador

Loading

Partido Comunista de México

Partido Comunista de México

El Comunista

 

Síguenos en twitter

 

Síguenos en facebook

 

Que lindas son las obreras...

 

...como las estrellas

Nuestros Articulos

Powered by ArtTree

Conflicto de representación en la UAM Xochimilco

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

Crisis en la división de CSH en la UAM Xochimilco

Por Jonathan Hernández y Héctor Maravillo.

En la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco (UAM-X), y en particular, en la División de Ciencias Sociales y Humanidades (CSH), explotó un conflicto que aparece cada 4 años, con la designación de directores de división, pero que refleja un permanente problema estructural: la existencia de órganos unipersonales de decisión y legislación, que carecen de representatividad y no responden a los intereses de los estudiantes y profesores.

Martes 7 de junio. Se realiza una exploración a la comunidad universitaria de la división de CSH para designar al director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades, finalmente el Dr. Ernesto Soto gana con el 51% de la votación, no obstante el Consejo Académico designó al Mtro. Jorge Alsina, lo que genera un conflicto al seno del Consejo Académico.

Viernes 10 de junio. En sesión del Consejo Académico, se discuten las irregularidades en la designación de Alsina; revelando el carácter poco representativo del consejo, que se tornó en un escenario de lucha entre los diferentes intereses particulares y de grupo. Por la tarde el rector unilateralmente, concluye la sesión y se retira, por su parte 18 consejeros firman una carta pidiendo una sesión extraordinaria para recibir la renuncia de Jorge Alsina y convocar a un nuevo proceso de designación.

Lunes 13 de junio. Es la primera asamblea estudiantil que rechaza la imposición del director de la división y la legitimidad del nebuloso proceso de designación; decide entonces, tomar la división de CSH y se instala un campamento en las entradas de dichas oficinas, las cuales duraron 10 días tomadas. La toma tiene como objetivo presionar a las autoridades para conseguir la renuncia de Alsina y hacer un nuevo proceso de designación, pero esta vez comprometiéndose a respetar los intereses de la comunidad universitaria.

Durante toda esa semana, se realizan asambleas estudiantiles diarias, el miércoles 15 con la mayor asistencia y participación (aproximadamente 200 personas entre profesores y alumnos). Allí se comienza a discutir que el problema de fondo no es la simple imposición de un director, sino la legislatura y los mecanismos universitarios que permiten que la elección de los ‘representantes’ y otros miembros del Consejo Académico, así como las decisiones que estos toman, no representen los intereses de la comunidad universitaria.


Es en última instancia la falta de representatividad y la toma de decisiones basados en intereses particulares de las autoridades, las que obligan a la comunidad universitaria a tener que ejercer presión para que sus intereses sean tomados en cuenta. Por esa razón, los estudiantes toman la Rectoría de la UAM-X el jueves 16 de junio en la madrugada como acuerdo de las asambleas estudiantiles, ante la negativa del rector a convocar una sesión extraordinaria de Consejo Académico. Ese mismo día se realiza una marcha por Calzada del Hueso y de regreso a la Universidad. En la tarde el rector responde convocando a una sesión extraordinaria con una orden de día que no llevaba a ninguna solución del conflicto, así como también lanza un comunicado donde difama a los compañeros universitarios tachándolos de ‘supuestos estudiantes’, que tomaron las instalaciones de ‘forma violenta’. Sin embargo, respetando el acuerdo de la asamblea se devuelve la rectoría al ser convocada la sesión extraordinaria del Consejo Académico.

En la madrugada del martes 21 se concluyó la discusión planteando como acuerdo la creación de comisiones que vigilaran el funcionamiento adecuado del director impuesto de la DCSH, la revisión de la legislación para promover reformas que incluyan la participación de toda la comunidad universitaria, etc. La asamblea decide que se han reunido las condiciones mínimas, y retira el campamento de la división de CSH. Hay que destacar que es importante el reconocimiento de esta unidad estudiantil porque sirve para fortalecer el trabajo realizado en la universidad y como un espacio de primer acercamiento político de muchos estudiantes.