Buscador

Loading

Partido Comunista de México

Partido Comunista de México

El Comunista

 

Síguenos en twitter

 

Síguenos en facebook

 

Que lindas son las obreras...

 

...como las estrellas

Nuestros Articulos

Powered by ArtTree

Valentía antifascista

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

 

Por Rubén Castillo

 

Rondaban las 2:00 de la tarde y en la explanada de la Biblioteca José Vasconcelos alrededor de 50 jóvenes, entre ellos militantes de la Federación de Jóvenes Comunistas (FJC), ya se encontraban concentrados para iniciar con la Marcha Antifascista, a pesar de que el número no era muy grande, una bocina amenizaba el lugar y daba señales que cualquier cosa podía pasar.

 

Mientras quienes asistieron puntualmente a la cita esperaban a más compañeros que también participarían, un policía montado en una motocicleta casi atropella a un niño que vendía dulces, por suerte no pasó más que un raspón y el susto. Con el paso de los minutos empezaron a llegar más jóvenes, poco antes de comenzar la marcha se hizo una pequeña asamblea para explicar el carácter de la marcha y las cuestiones de seguridad. Aunque en México no existe un gobierno o dictadura fascista la FJC se sumó a esta convocatoria porque considera un peligro latente la existencia y el crecimiento de grupúsculos y expresiones fascistas.

 

 

El reloj marcaba las 3:00 p.m. cuando se dio inicio a la marcha, fue entonces cuando alrededor de 150 personas comenzaron a marchar por las calles de la ciudad para gritar y manifestarse en contra del fascismo. Al principio la marcha parecía algo gris, pero ésta se fue animando con las consignas y con éstas las personas a su paso comenzaban a mirar al contingente.


 

La calle de Mosqueta fue la primera en sentir la fuerza y el coraje de la juventud en lucha, el siguiente punto fue el cruce de Reforma y Eje central, la policía ya había bloqueado el paso para que el contingente no pudiera avanzar, se decidió avanzar por López Rayón, al parecer la policía tenía la orden de frenar la movilización, empezó a rodear el contingente y poco después a rebasarlo intentando encapsular, lo que provocó una estampida para evitar el encapsulamiento.

 

Cerca del metro Tepito, el contingente fue encapsulado, no duró mucho, quizás unos 20 o 30 minutos, un joven en ese lapso fue detenido por la policía pero el entusiasmo combativo y el apoyo del barrio permitió que el compañero regresara a las filas y la marcha continuara después de un momento de tensión, gritos, algunas lágrimas y una negociación; ¡Nunca hubo paso atrás!

 

Luego de este incidente se prosiguió por la Eje 1 Norte, hasta culminar en metro Morelos, todo el barrio escucho a la juventud eufórica gritando, ¡que viva la lucha de la clase obrera! Para finalizar se realizó un mitin aproximadamente a las 4:30 de la tarde para recordar la necesidad de organizarse y continuar luchando.