Síguenos en

O escríbenos a:

fjcmexico@gmail.com


Partido Comunista de México

Partido Comunista de México

El Comunista

 

Nuestros Articulos

Powered by ArtTree

Call centers: explotación y precariedad laboral

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

Por Hillary Flores

 

Actualmente para un joven mexicano las oportunidades para acceder a una educación media superior y superior son prácticamente nulas, ya que sólo 6 de cada 10 jóvenes de entre 15 y 17 años logran tener acceso a ella. Anualmente el 15% de las y los estudiantes de bachillerato deja sus estudios.


Aunado a esto, los jóvenes que deben sustentar sus estudios, y aquellos que no pudieron acceder a una formación profesional y desean colaborar en sus hogares con un ingreso fruto de su trabajo, se enfrentan al desempleo que origina el capitalismo.


Actualmente, de las principales fuentes de trabajo para los jóvenes se encuentra en el sector servicios, especialmente en call center, ya que con horarios “flexibles” donde regularmente no se pide experiencia, un joven que estudia o que únicamente se dedica a laborar encuentra una oportunidad para sobrevivir.


Es aquí donde nos encontramos con una contratación por outsourcing, donde al momento de tener algún conflicto con los patrones no se sabe a quién recurrir. Este tipo de contratos en los que a los trabajadores se les promete las prestaciones básicas, como lo es la seguridad social, después del tercer mes (ya que es a esta altura, posterior a “la curva de aprendizaje” donde ya eres productivo para la empresa) y muchas veces aun viendo descontado el pago por seguro social en nuestros recibos, jamás vemos la atención medica por parte de la empresa.


Muchas de las empresas de call center al firmar contrato te pide afiliarte a sindicatos (blancos o amarillos) que en nada nos benefician como trabajadores, sino que reducen el salario, de por sí ya bajo, y en cambio cuando se nota cierto índice de organización entre trabajadores, curiosamente comienzan los despidos en masa.


Quienes se encuentran en este tipo de empleos están un descobijo sindical, puesto que dependiendo su rama de trabajo, es decir, si el joven solo atendiendo a una empresa telefónica se encuentra dentro del Convenio de Telefónicos ya que se está cumpliendo un servicio que termina con la promoción de ese producto por vía de esa empresa; porque solamente estoy atendiendo a clientes de esa empresa telefónica. Ahora, si yo soy un Call Center que atiende servicio telefónico, tarjetas de crédito, servicio de cobro de impuestos ahí es una actividad comercial y ahí si debe estar encuadrado dentro de los empleados de comercio.


Las demandas a los centros de llamadas son constantes, por incumplimiento en pagos, en prestaciones sociales o en pagos de finiquitos. Sin embargo, este no es el único inconveniente que presentan, a diferencia de lo que la mayoría piensa. El trabajo en estos lugares no es de bajo riesgo, pues en estos centros de trabajo encontramos padecimientos como lesiones repetitivas de tensión, problemas de vista por el tiempo que se está expuesto a la computadora y problemas de postura, trastorno del equilibrio transitorio, zumbido de oídos y pérdida de audición inducida por ruido y principalmente estrés.


Se está expuesto a 8 (o más) horas sentado, en posiciones incomodas ya que las herramientas al ser estandarizadas no se encuentran posicionadas de acuerdo a la persona que hace uso de las mismas, los horarios de descanso se encuentran dispuestos al flujo de llamadas (o chat) ya que se contesta una tras otra si poder cortar una llamada o pausar entre estas, por lo que “si la operación lo requiere”, el trabajador tomará un receso (de en promedio 15 minutos) para comer, ir al baño, y refrescarse.

 

Es tarea imprescindible para quienes trabajamos en este tipo de empleos que nos organicemos por la conquista de nuestros derechos laborales. La explotación rapaz del capitalismo nos obliga a trabajar con bajos salarios, sin prestaciones laborales y en las más precarias condiciones, es hora de hacer algo.