Buscador

Loading

Partido Comunista de México

Partido Comunista de México

El Comunista

 

Síguenos en twitter

 

Síguenos en facebook

 

Que lindas son las obreras...

 

...como las estrellas

Nuestros Articulos

Powered by ArtTree

¿Qué opción tienen los jóvenes ante la falta de empleo?

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

 

Por Hillary Flores

Los jóvenes, al igual que la gran mayoría de la población en México (y el mundo) sufren los embates del capitalismo, el cual, entre muchas otras cosas más se refleja en el incremento del desempleo. En México 10 millones de jóvenes en edad de bachillerato y universidad[1] no se encuentra en las escuelas, pues está en el trabajo mal pagado (si es que corre con “suerte”) o bien está en las calles perteneciendo al ejército industrial de reserva, o en una condición lastimosa como lo es la lumpenidad, la cual a pesar de ser una primitiva forma de resistencia ante el capitalismo y sus resultados, afecta principalmente a la clase trabajadora pues los jóvenes se ven orillados a sobrevivir mediante el asalto a mano armada a transeúntes, en expresiones como depender de sus familiares, o al unirse al pandillerismo o a los grupos porriles, lo cual parasita.

 

Es allí donde el Estado burgués ve un área de oportunidad, pues aprovechan la necesidad de los jóvenes y sus familias para utilizarlos como parte principal de la fuerza represiva, enfilándolos desde los granaderos hasta el ejército, desclasándolos.

 

 

 

Por ejemplo, en 2011 el entonces gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, anunció que enviará una iniciativa de ley al Congreso de la Unión, la cual consiste en que los jóvenes que ni estudian ni trabajan realicen servicio militar obligatorio por tres años, so pretexto que con esto no se aliarían con los delincuentes organizados. Pero qué forma tan burda, pues, es allí donde los muchachos se ven obligados a relacionarse de una forma más cercana con los narcotraficantes, negociando con ellos y “combatiéndolos” arriesgando su vida por cuidar a los ricos de este país. En estados como Sinaloa y Querétaro, como un “programa social” para combatir la desocupación en los jóvenes, tienen la oferta de lugares para que estos se unan a las fuerzas policiacas, pues mantienen que de esta forma los jóvenes se "disciplinarán", se alejarán de los vicios y además de ello percibirán un sueldo.

 

 

No es difícil encontrarnos en la Ciudad de México módulos en los pasillos del metro como en las estaciones Pantitlan y Chabacano (donde existe un constante flujo de jóvenes que no se dirigen a la Universidad) en los cuales se recluta a los muchachos que por allí pasan ofreciéndoles una “grandiosa oportunidad de empleo” incluso con frases como; “¿tienes familia pero no trabajo? únete a la Policía Federal… Sueldo: 12 mil pesos mensuales”

 

Como podremos ver, este tipo de cooptación no es única de las grandes urbes, pues es en el campo donde los jóvenes escasamente tienen la oportunidad de estudiar, ven incluso como una ilusión pertenecer al ejército, a aquellos “defensores de la patria” sin tener conocimiento de que estos mismos son los que cometen masacres como la de Actial, Aguas Blancas, Coyuca de Benítez y más recientemente la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapan.

 

Vemos pues que esta falsa oportunidad de trabajo no es en pro de la clase trabajadora, sino que es una forma de respuesta represiva ante el creciente malestar social, ante las constantes movilizaciones que toman fuerza en diversos estados como en Guerrero, Michoacán, Veracruz y Sonora, ellos mismos mencionan: “en la presente administración y por orden del presidente Enrique Peña Nieto se implementó la necesidad de organizar 12 compañías del Servicio Militar Nacional, la función es que el joven en tres meses cumpla con el servicio (…)y elija entre pertenece al Ejercito Mexicano o la Fuerza Aérea”[2], explicó el Teniente Coronel, Miguel Marroquín.

 

En la Federación de Jóvenes Comunistas (FJC) pensamos que la juventud debe tener acceso a la educación, a servir al pueblo mediante sus conocimientos teóricos y prácticos, a ser el legitimo defensor de la clase trabajadora organizándose y formándose en la cantera de cuadros, que es la FJC, para posteriormente pertenecer a su partido, el Partido Comunista de México (PCM).

 

O apuntas tu arma con el pueblo o contra él.





[1] Informe de Derechos humanos de las juventudes en México 2010.

[2] Ejército Mexicano a recluta jóvenes, articulo en la Jornada Guanajuato, versión en línea.