Síguenos en

O escríbenos a:

fjcmexico@gmail.com


Partido Comunista de México

Partido Comunista de México

El Comunista

 

Nuestros Articulos

Powered by ArtTree

2014 es el año de las luchas de la juventud y de los trabajadores

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

Construir el poder popular - Nota política de la

 

UJC/Brasil

 

 

2014 es el año de las luchas de la juventud y de los trabajadores

El año de 2014 promete ser de intensas movilizaciones de la juventud y de los trabajadores en Brasil. Grandes eventos como el Mundial de Futbol y los Juegos Olímpicos (en 2016) detonan una serie de descontentamientos en la sociedad brasileña de diversos tipos. Mal empezó el año y ya participamos de diversas manifestaciones contra el aumento de la tarifa de transportes públicos en Brasil, estuvimos denunciando y presentes en las diversas luchas contra las remociones de trabajadores de sus casas, apoyamos los actos contra los impactos del Mundial del monopolio FIFA, organizados por los Comités Populares en diversos estados del país, repudiamos la continua y crecente violencia y criminalización de la juventud popular, desde los “rolezinhos” (manifestaciones de la juventud oprimida de los barrios pobres en los grandes centros comerciales localizados en los barrrios ricos) hasta las diversas ejecuciones policiales y de grupos paramilitares que ocurren en las periferias.

Sin duda tratase de un nuevo ciclo en la lucha de clases en el país, lo que aumenta la responsabilidad de la juventud comunista en inserirse, aprender y organizar cada vez más las luchas populares, como también construir una real alternativa de poder que haga frente al poder de los monopolios y de la burguesía. La respuesta de los gobiernos y de la burguesía a estos descontentamientos tienen un sentido muy claro: desmovilizar y desorganizar cualquier alternativa de organización autónoma de la juventud y de las clases populares. Para alcanzar estos objetivos, la fuerzas comprometidas con la

1

conservación del capitalismo atacan en diversas frentes que van desde la ofensiva ideología de los medios de comunicación hasta la movilización del ejército para reprimir, infiltrarse y desarticular manifestaciones contrarias a los megaempreendimientos del capitalismo brasileño – represión esa que ya transformada en Ley por el Gobierno Dilma en la portaría normativa na 3461.

En esta coyuntura, dos caminos se presentan

En el campo de los trabajadores y de la juventud popular, vemos las manifestaciones de algunos dilemas de organización para establecer una mínima unidad frente a los ataques del grande capital. De un lado, acompañamos la presencia de sectores gobiernistas del llamado campo democrático-popular, que están cada vez más comprometidos a las disputas dentro de la actual orden vigente. Para esos sectores, la solución para atender las demandas de los trabajadores estaría en la retomada del crecimiento del capitalismo brasileño con reformas estructurales incorporando los anhelos de los trabajadores. Esa disputada tendría como principal campo los espacios institucionales, instrumentalizando el movimiento de masas hacia esa prioridad.

Por más que creamos que todavía hay espacio para el crecimiento del capitalismo brasileño, ese crecimiento entra necesariamente en choque con las demandas históricas de los trabajadores. El crecimiento del agronegócio suprime la agricultura familiar e aumenta la exploración de los trabajadores rurales. La expansión de la especulación inmobiliaria se choca con el problema de vivienda para miles de persones en las grandes ciudades. La falta de prioridad de los gobiernos en salud, educación y transporte público se relaciona con la privatización de los servicios esenciales a la población. Por más que debamos ocupar todo los espacios posibles en la lucha, los espacios institucionales no son prioritarios para construir efectivamente un poder alternativo al poder de la burguesía en la actualidad. Por eso creemos que el campo democrático-popular desarma esa alternativa, no contribuí para cualquier ruptura y autonomía de la juventud y de los trabajadores.

Hay también el crecimiento de los grupos autoproclamados “horizontales”, “más democráticos” y “autonomistas” en el vacuo del actual vacío político organizativo, de los cuales muchos de ellos dialogan fuertemente con elementos culturales del neoliberalismo, como el individualismo, posturas contrarias a las tradicionales formas

2

de organización de los trabajadores y cuando señalan alguna solución caen en el reformismo o en el institucionalismo. No podemos confundir eses sectores con grupos anarquistas y anticapitalista. Con eses, a pesar de nuestras divergencias históricas, tenemos una mayor afinidad no que dice respecto a la lucha de clase y la lucha contra el capitalismo.

La tarea de los jóvenes comunistas de la UJC: Construir el PODER POPULAR

Pero cual seria el papel de la juventud comunista y de sus aliados en este momento? Más allá de nos inserirnos en las luchas de nuestra clase y aprender cotidianamente con las mismas, nuestra tarea es construir el poder popular a partir de las demandas, experiencias, luchas y aprendizaje de la juventud popular y de los trabajadores. En ese nuevo ciclo de luchas, nuestro papel es ese: ser un instrumento de para la realización del poder popular en los diversos espacios. Apenas ese poder popular pondrá la clase trabajadora en la contraofensiva política. Y es ese el objetivo que nortea la UJC para el derrumbe del capitalismo: crear el poder autónomo de los trabajadores.

Por ejemplo, tenemos acompañado una polémica acerca de la palabra de orden “No habrá Mundial de Futbol”. Algunas fuerzas políticas, vinculado al gobierno o no, la acusan de ser una apropiación de la derecha para desestabilizar el gobierno Dilma. La línea editorial de los monopolios de los medios de comunicación falsamente critica a los gastos con el Mundial, intentan apropiarse de los protestos para influir aún más en la política brasileña. A pesar de eso, no es una consigna de la derecha. La derecha influí y está en el poder: el Mundial es un gran evento que unificó aún más la burguesía brasileña. Nuestro papel es aprender con las experiencias de las masas y politizar esas y otras cuestiones; no seremos nosotros quien decidiremos los gritos de protestos. Pero es tarea de los comunistas potencializar la ampliación, diálogo y politización de las luchas en curso. En suma, nuestra tarea es contraponer toda la propaganda del empresariado y de los gobiernos de que ese Mundial pertenece a los trabajadores.

En ese sentido, decimos en alto sonido que la salida está en la unidad de construcción por el poder popular, por la rearticulación de los trabajadores y sus proyectos históricos. La UJC sabe de que lado estar en ese momento. Más allá de las manifestaciones,

3

reforzaremos nuestra organización y nuestro estudio para estarmos a la altura de los desafíos del porvenir. La construcción del Poder Popular nortea nuestras acciones y nuestros frentes, sea en la construcción con la base de los movimientos combativos del ENMUP1, sea en la lucha contra la precarización y por el derecho al trabajo en la juventud o en la lucha por la democratización del acceso y la producción cultural.

Es en este momento de ofensiva del capitalismo que urge fortalecemos los vínculos con organizaciones de juventudes comunistas y revolucionarias que luchan por el poder popular contra los monopolios y la burguesía en sus países. En nuestro continente es muy importante construir a amplia solidaridad al pueblo colombiano, denunciar los más de 9500 presos políticos por el terrorismo de Estado y la criminosa exportación de armas y aviones brasileños al gobierno colombiano. Debemos atentarnos aún más para la actual situación deshumana del pueblo haitiano y el papel que juega el gobierno brasileño en liderar la ocupación militar en ese país. Por eso, es fundamental fortalecer, divulgar y ampliar el conocimiento de todos los luchadores y luchadoras de la juventud popular acerca de la Federación Mundial de las Juventudes Democráticas, espacio importante de articulación de las luchas juveniles antiimperialistas.

Invitamos los jóvenes que se rebelan contra el actual estado de la sociedad, y que buscan soluciones reales y radicales para eso, a construir ese instrumento: la Unión de la Juventud Comunista! Un instrumento vivo, dinámico y que busca construirse para estar a la altura de los anhelos rebeldes de la juventud brasileña.

Janeiro de 2014
 Coordinación Nacional de la UJC