Síguenos en

O escríbenos a:

fjcmexico@gmail.com


Partido Comunista de México

Partido Comunista de México

El Comunista

 

Nuestros Articulos

Powered by ArtTree

Mira, pues, a tu alrededor ¿Qué ves? Observa cada detalle. Seguramente así te volviste revolucionario, un joven observador y comunista…

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

Joven observador y comunista.


Por Jorge Rojas, miembro del Consejo Central de Liga de la Juventud Comunista.


Mira pues a tu alrededor ¿Qué ves? Observa cada detalle. Seguramente así comenzó tu conciencia de clase, observando. ¿Y qué siguió después de haber tomado esa conciencia?

Pero no basta con observar, hay que razonar, comprender e interiorizar, después o durante este proceso, lo que sigue es lanzarse a la más digna acción revolucionaria. Pero, ya siendo revolucionario, no hay que perder la capacidad de observación. Existen casos de revolucionarios que perdieron su capacidad de observadores y hoy, tristemente, están en los más sombríos caminos del sistema contra el cual alguna vez lucharon, algunos que cierta vez fueron lúcidos guerrilleros comunistas, hoy están trabajando para el capital en las oficinas del gobierno local o federal.

Observa tú que eres estudiante, desde la óptica de las disciplinas que tienes a tu alcance, la vida de tu país y del mundo, así como la de tus compañeros y la tuya misma, la economía, la cultura y la decadencia de la humanidad por causa de otros hombres decadentes que no les importa pasar por encima de nosotros para vivir tal cual parásitos. Observa todo, en absoluto todo. Así es como muchos llegamos al marxismo que nos amplía aún más la visión y la capacidad de observación, así como también la capacidad científica de la política, la economía, la sociedad y la historia, ¡un campo de estudio muy completo!

Y tú que eres trabajador observa, nada impide que lo hagas, nadie más apto para palpar las inconsistencias y contradicciones del viejo y putrefacto sistema capitalista; siéntete orgulloso de pertenecer a la clase social más numerosa, la que mueve al mundo, porque sin nosotros los trabajadores, el sistema no podría funcionar. Siéntete orgulloso de ser de la clase proletaria, la clase revolucionaria que se encuentra en muchos lugares dormida gracias a la mal oliente hegemonía burguesa y su cruel gobierno, pero que urge que despierte para enfrentar a nuestros enemigos, los patrones, y posteriormente derrocarlos.

Joven observador y comunista: ¡toma entonces tu rol revolucionario y luchemos juntos hasta derrocar al capital, éste mal que aqueja a nuestra clase social! ¡Luchemos por el socialismo-comunismo, y revolucionemos este mundo!, ¡Luchemos por un gobierno que le pertenezca a nuestra clase social, por un gobierno obrero, campesino y popular!

 

Mira, pues, a tu alrededor ¿Qué ves? Observa cada detalle. Seguramente así te volviste revolucionario, un joven observador y comunista…