Buscador

Loading

Partido Comunista de México

Partido Comunista de México

El Comunista

 

Síguenos en twitter

 

Síguenos en facebook

 

Que lindas son las obreras...

 

...como las estrellas

Nuestros Articulos

Powered by ArtTree

Se acerca el día de tan anhelada victoria, en la mente de los camaradas, se borra la piedad y crece el hambre de matar a toda crueldad.

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

 

EL CIELO DE STALINGRADO.

 


Por Javier Peralta

En el amargo atardecer, detrás de las trincheras.

Ya se ve caer la gran capa obscura que la fría noche trae con ella.

El cansancio dibujado en sus rostros, oculta el ímpetu
de contrarrestar al enemigo.
¡PERO! no mata el orgullo de ser fieles ¡combatientes heroicos
de la clase obrera!

¡Otro día termina en el campo de batalla de Stalingrado!

Con el se va el áspero olor a pólvora quemada,
la noche anuncia la hora de agazaparse en las ruinas de las trincheras.


Con la llegada del amanecer, comienza un nuevo día, de resistir y atacar
al enemigo, y se fortalece el odio de exterminar al invasor.

¡HERIDOS, PRISIONEROS, CAIDOS! en la batalla no hay tiempo de ceremonias fúnebres...
Sin embargo el mejor honor hacia ellos es expulsar al opresor, con todo rencor.

¡RESISTIR, RESISTIR! es el lema de los camaradas, para que las líneas enemigas hagamos ¡SUCUMBIR!
La batalla se acrecienta, se vuelve más sangrienta, los contrincantes nazis, no se tientan el corazón
sobre los camaradas presos.

Se acerca el día de tan anhelada victoria, en la mente de los camaradas, se borra la piedad y crece
el hambre de matar a toda crueldad.

De pronto al culminar un día de batalla como muchos, los heroicos combatientes miran un amanecer distinto.
El cielo denota un color raro, con el brillo del sol se esclarece y se oye un grito:

¡CAMARADAS, CAMARADAS! salir de las trincheras, el cielo se ha pintado de ROJO, todas las líneas enemigas
se han disipado, y las insignias se han quemado.

La bandera con la hoz y el martillo se ondea en todo lo alto, nuestro ejército y nuestro pueblo han ganado y
de la mano de LENIN ¡nuestro camino se ha vuelto rojo y ha cambiado!