Buscador

Loading

Partido Comunista de México

Partido Comunista de México

El Comunista

 

Síguenos en twitter

 

Síguenos en facebook

 

Que lindas son las obreras...

 

...como las estrellas

Nuestros Articulos

Powered by ArtTree

Hoy como desde hace cinco años, la movilización del 2 de Octubre rebasa el sentido de una mera conmemoración luctuosa.

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

¡Sumen, organicen!

Discurso pronunciado por el camarada Omar Cota, miembro del Consejo Central de la LJC el día 2 de Octubre en Cuernavaca, Mor.

Compañeros:

El día de hoy, por las principales calles de Cuernavaca se han movilizado los estudiantes, los hijos de las clases trabajadoras, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, alumnos de las preparatorias incorporadas a nuestra universidad, y otras escuelas populares como Bachilleres, Cetis y Cebetas.

Hoy como desde hace cinco años, la movilización del 2 de Octubre rebasa el sentido de una mera conmemoración luctuosa. En años anteriores los ejes de lucha de esta movilización se vieron expresados en la solidaridad con el Movimiento Magisterial de Bases en el 2008, con los electricistas en el 2009, en solidaridad con las comunidades indígenas zapatistas del EZLN en el 2010. El día de hoy, los asistentes a esta plaza nos hemos congregado por motivos diferentes pero bajo los mismos principios: Repudio total a la contra-reforma laboral, solidaridad y apoyo a las luchas de los pueblos de Tepoztlán y Huexca, oposición al alza al pasaje y nuestra rebeldía ante la imposición del poder de los monopolios.

 

No obstante, el panorama político y económico en nuestro país se ha modificado, se presentan nuevos elementos que deben ser tomados en cuenta. En primer lugar, la crisis del capitalismo, que fue encubierta y subestimada por los políticos al servicio del capital, sigue profundizándose. La muestra más fehaciente es que hace unos días fue aprobada una Contra-reforma Laboral que abarata la fuerza del trabajo, legaliza el outsourcing, y deja un panorama sumamente desolador para la juventud mexicana que en unos años buscará insertarse en el campo laboral, -sobrevivir como esclavos a 7 pesos la hora sin ninguna seguridad sobre nuestro futuro.


No obstante y frente a las duras condiciones en las que vivimos, existe todavía la idea que persiste en crear falsas esperanzas en torno a los llamados partidos de “izquierda”. Se raya en el oportunismo, se cumple a cabalidad el papel de defensa de la socialdemocracia. Sencillamente esas posiciones políticas aletargan el proceso de insubordinación, se pretende que nosotros y el pueblo entero, tenga que soportar seis, doce años, toda nuestra generación, para esperar a que el futuro sea favorable ganando una elección, elecciones que volverán a ser un fraude.

Frente a esta situación los comunistas insistimos y seguiremos insistiendo: La clase obrera y los sectores populares, no tienen posibilidad alguna de cambiar sus actuales condiciones de vida por medio de la vía parlamentaria. Ninguno de los que están en la Cámara de Diputados nos representa, ninguno de esos verdugos criticará o pondrá en jaqué seriamente las leyes que rigen el sistema de opresión que nos aplasta. Que esta movilización sirva para poner en marcha nuevos proyectos y nuevas luchas que se avecinan, de ninguna manera podemos darnos por vencidos, cometeríamos un suicidio si dejamos que el enemigo y sus aliados nos impongan la visión de los vencidos.

El Partido Comunista de México y la Liga de la Juventud Comunista insta a que todos nosotros seamos partícipes de las batallas que se avecinan contra el Gobierno de Peña Nieto y las medidas anti-populares que encabeza. No temamos compañeros, que otros sectores de nuestra sociedad están tomando posiciones más avanzadas. Hace unos días la clase obrera de la planta NISSAN nos dio un ejemplo al bloquear la autopista, hace poco los profesores del Movimiento Magisterial de Bases hicieron lo mismo, a esto se suma las luchas de Huexca y Tepoztlán al oponerse a proyectos que a todas luces sirven a los intereses de los capitalistas que buscan mejores condiciones para aumentar sus ganancias. El PCM y la LJC, están seguros que las nuevas batallas están a la orden del día: en los centros de trabajo, en los salones de clase, en las calles, en los barrios, cada lugar debe convertirse en una trinchera que desplace a las falsas esperanzas, nosotros como jóvenes tenemos la energía y el ímpetu para logar que cada espacio sea atravesado por una nueva política, por un torrente que nos arroje hacia adelante y que pueda plantear soluciones a nuestros problemas inmediatos y futuros.


Entonces, nuestro mensaje se resume en dos consignas:


1) ¡Organicen! Se acabaron los días en que marchamos un día y olvidamos los demás. La masacre del pueblo se repite, se multiplica. Las agresiones van a continuar mientras no les opongamos una fuerza seria. Aquí y ahora, debemos comenzar a revertir eso con nuestra organización. Compañeros, formemos comités por escuela, por prepa, por facultad, por barrio. Pasemos la lista de quienes nos informaremos cada semana de lo que preparan los verdugos del pueblo, de quienes planearemos acciones contra ellos, de quienes nos coordinaremos.

2) ¡Sumen! Una marcha no va a bastar, en una sola pelea no vamos a echar abajo ni los proyectos, ni las reformas, ni las alzas, ni los recortes. Aquí y ahora, debemos comenzar a revertir eso con la fuerza de choque de la juventud que se une a la fuerza del obrero y los demás trabajadores. Compañeros, los comités deben actuar y sumarse a las luchas que siguen. Tomemos la decisión de conquistar nuestras demandas poniendo de rodilla a nuestros enemigos, quemando sus leyes, edificando sobre las cenizas de esta bancarrota un poder y una economía popular.

¡Organicen! ¡Sumen!

Nuestros brazos se han unido para formar una dura cadena con la cual ahorcaremos a los verdugos de nuestro pueblo.

¡Sumen! ¡Organicen!